Mausoleo shi'a

El aniversario del nacimiento o el martirio de los imames para los seguidores de Ahlul Bait(P) es una fuente de sabiduría, un manantial de conocimiento que reaviva la fe y restructura el bagaje cultural del creyente moldeándolo para que encaje con la guía del islam y el legado del enviado de Dios: Muhammad ibn Abdillah (PBd).

Un sector de los musulmanes considera estos actos como una innovación negativa en el seno del islam y por ende ensombrece el panorama del islam en vez de considerarse una operación que vivifica la religiosidad del musulmán y pule su personalidad de toda impureza. En rigor cada cual actúa en virtud de su convicción. Por consiguiente el factor de tolerancia juega el papel fundamental en este campo. Unos consideran la conmemoración del nacimiento del profeta o su fallecimiento una superfluidad que perjudica más que beneficia. Otros consideran el aniversario del profeta y de su pura descendencia una ocasión de oro que les permite acortar la distancia del tiempo y cribar el cúmulo de información generada a lo largo de siglos que nos separan de aquella época. Con el fin de contemplar los escenarios de la vida de nuestros líderes desarrollada en unas condiciones de dificultad y sufrimientos esos aniversarios son, según nuestra concepción, la mejor oportunidad para dicho fin.

Quizás de esta forma podamos valorar la misión profética y la tarea llevada a cabo después por los imames de Ahlul Bait (P) protegiendo el mensaje celestial de toda alteración.

En efecto la diferencia entre las dos concepciones no va a dar lugar sino a posturas discrepantes. Para algunos el nacimiento de aquellas personas es el precursor de una nueva era que inaugura un nuevo modo de vida sin parangón o, en el caso de los imames, una vivificación del mensaje celestial. Su fallecimiento asimismo es considerado un evento que deja sus huellas en el curso del islam y grava sus secuelas en la época posterior.

No cabe lugar a dudas que la presencia del profeta (P) es la garantía de la perfección de su mensaje. Por tanto su fallecimiento supone una sacudida en la sociedad musulmana sobre todo cuando no se atiene fielmente a las recomendaciones de su líder. Efectivamente, para mantener el islam de cualquier falsedad, el profeta (P) presentó a su descendencia purificada como segunda garantía tras su fallecimiento para evitar el descarrilamiento de la Ummah.

Estas conmemoraciones vienen a recordarnos el panorama de desafíos que han entorpecido la misión de los imames de Ahlul Bait (P).

El imam Rida(P) es un ejemplo cuya vida nos refleja una serie de sufrimientos que dificultaron su tarea. No obstante la sabiduría y la buena gestión del imam ayudaron a sopesar la situación de modo que podía moverse, dentro de las adversidades, con menos impedimentos.

Cabe señalar que todos los imames han sido objeto de injusticias y opresión y aun así los mismos dictadores recurrían a ellos en momentos de crisis. No obstante la envidia y la vileza que llenaban sus corazones les animaban a urdir intrigas contra los imames acabando con sus vidas. A pesar de mostrar su admiración por el caudal conocimiento y caracteres nobles que corporeiza el imam Rida (P), Al mámun hijo de Hárun no soportó la brillantez de ese imam que demostró su erudición en todos los ámbitos del saber por lo que ese dictador planeó su asesinato.

En este mes de Dul qi’da recordamos también el martirio del imam Al yauad (P).Ese imam “milagro” en cuanto a su edad cuando asumió el imamato. Era todavía niño y los seguidores de Ahlul Bait(P) no están acostumbrados a jurar lealtad a un imam de esa edad , de hecho se  generó un ambiente de confusión y desconcierto entre ellos. En la historia de la profecía ocurrió lo mismo con Jesús y Pedro con ambos sea la paz. Es un pequeño paralelismo que nos recuerda el campo común entre la profecía y el imamato: la edad no es un factor determinante para desempeñar el papel de la difusión del mensaje celestial o la protección de este de toda tergiversación.

En realidad el aniversario de los imames forma parte de la historia y de esta se aprende mucho. Por consiguiente al rememorar la vida de nuestros imames se reproducen unas escenas cargadas de adversidades y sufrimientos por establecer una vida moldeada por un patrón de valores sublimes que elevan al ser humano a un estatus de perfección retando todos los obstáculos que acechan la pulcritud de la condición humana.

Brahim Amal

 

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*