Breve biografía del Al-Sayyid Ali Al-Husseini Al-Sistani

Corán

Desde hace más de medio siglo, la escuela del difunto Gran Ayatolá Imam Abul-Qasim al-Jo’i ha sido la fuente que enriqueció el pensamiento islámico y el conocimiento. A partir de su escuela se graduaron decenas de juristas, clérigos y dignatarios, que la hicieron suya y continuaron así un camino ideológico que estaba lleno de logros y sacrificios al servicio de la fe, el conocimiento y la sociedad. Entre estos hay destacados profesores de las escuelas en Nayaf y Qom. Algunos de ellos han alcanzado el nivel de “competencia del ijtiihad”, es decir, la deducción a través de un juicio legal independiente que les habilita para ser la autoridad religiosa suprema. Otros llegaron a niveles elevados para asumir las responsabilidades de la enseñanza y la educación. El más distinguido entre esas figuras es su Eminencia el Gran Ayatolá alSayyid Ali al-Hussani al Sistani. Está entre los más brillantes, los más cualificados y conocedores de los ex alumnos del Imam al-Khu’í.

Nacimiento y trayectoria

El gran Ayatolá Sayyid Ali Sistani Husaini nació el 9 del Rabi Al-Awwal 1349 A. H. en la ciudad santa de Mashhad. Fue llamado Ali como su abuelo. Se crió en una familia conocida por su tradición religiosa. Aprendió ciencias teológicas y racionales de muchos estudiosos religiosos eminentes y conocidos. Su padre se llamaba Sayyid Muhammad Baqir y su abuelo fue el gran ‘Sayyid Ali’ cuya biografía se encuentra detallada en el libro ‘Tabaqaat Al-Al-A’lam Shi`a (cadena de los chiítas académicos, pp 1432, por Aqa Buzurg Tehrani). A la edad de 5 años su eminencia comenzó a aprender el Corán. Una mujer que era conocida como la “madre de Aqaye Mudir” le ayudó aprender el Corán. Fue admitido en un centro religioso para la lectura, la escritura y el aprendizaje de las matemáticas básicas y la geografía. Se graduó en el centro después de que hubiera aprendido caligrafía con Mirza Ali Aqa Zalim. En 1360 comenzó a estudiar lecciones básicas en la Hawzah, donde realizó múltiples lecturas en varias disciplinas. A finales de 1368 A. H. emigró a Qom para llevar a cabo sus estudios en Fiqh y Usul. Aprendió con dos conocidos estudiosos, Sayyid Hassan Tabatabaye y Kuhkamari. El primero dio conferencias sobre el fiqh (jurisprudencia y Usul (Fundamentos de la jurisprudencia), y el segundo dio conferencias solo en Fiqh. Durante su estancia en Qom, tuvo correspondencia con Allamah Sayyid Bahbahani (el académico prominente de la provincia de Ahvaz, conocido como un seguidor de la escuela de pensamiento de Hadi Tehrani). Por consiguiente, trataron temas relacionados con la Qibla. No aceptó las visiones mantenidas por Hadi Tehrani. Por lo tanto, mantuvo correspondencia con Sayyid Ali Bahbahani. A principios de 1371 A. H. Su Eminencia dejó Qom y llegó a Kerbala con motivo de Arba`in (día 40) del Imam Husein (A. S.). Después de haber llegado a Nayaf, comenzó a asistir a las conferencias del Ayatolláh Jo’i, y del Shaykh Husayn Hilli sobre la jurisprudencia y sus fundamentos durante un tiempo relativamente largo. Mientras tanto, asistió a las conferencias de otros estudiosos prominentes como el ayatolá Hakim y el ayatolá Shahryudi (que Allah les bendiga). En 1380 A. H. Ayatolá Sistani regresó a su ciudad natal, la urbe santa de Mashhad, para establecerse en ella. En el mismo año, se le concedió un permiso por el Imam Al-Jo’i y otro por Shayk Hilli, certificando que había alcanzado el nivel de (ijtihad), es decir, la capacidad de deducción respecto al juicio legal en materia de religión. También fue galardonado con un diploma por el distinguido tradicionalista y estudioso Shakh Agha Tehrani Buzurg, que demuestra su habilidad en la ciencia de las biografías “rijal” del ” hadiz, las tradiciones proféticas. A su regreso a Nayaf Ashraf, en 1381, comenzó con la investigación y enseñanza de la jurisprudencia, según el gran jurista Shaikh al-Ansari en su libro “Al-Makasib”.

Lo siguió con una exposición de libro al-Urwatul Wuthqa, del jurista Sayyid Tabatabai. Comenzó a dar conferencias sobre los fundamentos de la jurisprudencia en 1384 A. H. Completó su 3º curso en 1411 A. H. (1990 dC). Algunos profesores del Centro de Estudios Teológicos de Najaf (Hawza de Nayaf) aconsejaron que se prepararan a una persona cercana al Ayatolá Jo´i para el cargo de la autoridad religiosa suprema y la dirección del Seminario Nayaf. Así, la elección recayó en su eminencia, el Gran Ayatolá Sistani por sus méritos, su elegibilidad, conocimiento y carácter impecable. En consecuencia, comenzó a dirigir la oración en la mezquita Khadra del Imán al-Jo’i, desde 1408, y continuó liderando las oraciones de la mezquita hasta que fue cerrada momentáneamente en 1414. En 1418 A. H., comenzó a enseñar Kitab Al-E’tikaaf, después de completar su exposición sobre ‘Kitab Al-Sawm’, así como en la enseñanza de Kitab-ul-Zakat de Urwatul Wuthqa.

Genio científico

Ayatolá Sistani es uno de los pocos estudiantes que tenían el grado de Iytihad. Es conocido por su inteligencia y por la investigación en cuanto a las biografías. También es conocedor de muchas teorías sobre temas científicos de la propia Hawzah. El Ayatolá Sistani había participado en la competición científica con el mártir Muhammad Baqir al-Sadr. Había sido certificado por el difunto Ayatolá Jo’i y también por `Allamah sheij Hussein Hilli, pues ambos le habían confirmado como mujtahid a través de dos certificación por separado con fecha 1960, en la que los dos Ayatolás habían apreciado su personalidad y conocimiento. Es interesante decir que hasta esa fecha, Ayatolláh Khou’i nunca había certificado un conocimiento similar o cualquier Iytihad a sus alumnos, a excepción de Ayatolá Sistani y el Ayatolá Shaykh Ali Falsafi (un `alim eminente procedente de la Hawzah de Mashhad).

Por otra parte, el famoso `Allamah sheij Agha Buzurg Tehrani escribió una carta al Ayatolá Sistani en 1960 en el que elogia por su talento intelectual respecto a la biografía y el hadiz. Esto significa que nuestro maestro, el Ayatolá Sistani, había sido reconocido y en consecuencia alcanzó un alto rango científico cuando tenía tan solo treinta y un años de edad.

Metodología

1º) El Ayatolá Sistani tiene su propio método de enseñanza que se diferencia de otros profesores y académicos. En el caso del Usul, encontramos las siguientes características: 1º) Habla de la historia de la investigación en sus discusiones, para conocer sus fuentes fundamentales, las cuales podrían ser filosóficas, como la cuestión de la simplicidad de “mushtaqq” (derivaciones) y sus construcciones. O bien muestra preocupación con las creencias y la política, al igual que la búsqueda de “ta`aadul y taraajeeh” (donde recae el peso de la razón), en la que explica las diferencia entre los hadices que presentan conflictos de carácter intelectual y las circunstancias políticas en las que los Imames vivían (as).

2º) El Ayatolá Sistani siempre conecta el pensamiento de la Hawzah y la civilización contemporánea.

3º) El Ayatolá Sistani presta especial relevancia a los Principios en relación con el fiqh. Piensa que los estudiantes de la Hawzah se aburren debido a que repiten sin cesar otras enseñanzas, al tratar de un modo exagerado con el Usul en vez de realizar nuevos estudios por sí mismos, por lo tanto, los estudiantes no pueden sentirse atraídos por ese modo de estudio. Por fortuna, esta situación no se da en las lecciones que imparte el Ayatollah Sistani en sus clases, sino que se analizan el tema desde todos los puntos de vista hasta llegar a una conclusión lógica final. Su personalidad Aquel que se relaciona con el Ayatolá Sistani, tendrá conocimiento sobre la elevada espiritualidad de Ahlul Bait (A.S.). Esta característica ha hecho de este gran erudito uno de los más grandes estudiosos y un verdadero piadoso. Sin embargo, las características más notables del Ayatolá Sistani son las siguientes:

La equidad y el respeto por las opiniones de los demás: El Ayatolá Sistani ama el conocimiento. Hace todo lo posible por alcanzar la verdad, respetando la opinión de todos. Siempre está investigando y leyendo. Siente mucha curiosidad por conocer el pensamiento de los demás. Muchas veces le vemos referirse a la opinión de algún sabio o un investigador, aunque este erudito no sea uno de sus maestros, o no sea muy conocido en la Hawzah.

Discute temas de un modo cortés: Es conocido entre los expertos que en la Hawzah de Nayaf se llevan a cabo discusiones sobre diversos temas. No hay ninguna duda de que se puede cultivar el conocimiento de los estudiantes y purificarlo de toda comprensión incorrecta. Sin embargo, los estudiantes discuten sobre asuntos sin importancia e incluso a veces solo discuten por disputar. De esta manera se pierde tiempo en vano y nadie podría alcanzar el objetivo santo…

Esfuerzo y educación: La educación no es sólo un trabajo a través el cual un profesor gana un salario. Tal comportamiento se desvía sin duda del objetivo más importante, que es el de formar a sus estudiantes. Un maestro debe considerar su trabajo como una misión celestial que se debe practicar con amor, cuidado y responsabilidad. Se dice que los elevados comportamientos del Ayatolá al-Hakim eran un excelente modelo para Sistani. Se convirtió en un modelo de su propio maestro, el ya fallecido Ayatolá Jo’i, y trataba a sus estudiantes exactamente como el fallecido Jo’i trataba a sus alumnos. Ayatolá Sistani siempre anima a sus estudiantes a investigar hasta alcanzar la verdad. Al mismo tiempo, insiste en el respeto a los estudiosos y a los `ulemas. A veces, la Hawzah sufre problemas o actitudes críticas que, si no se enfrentan con valor, no se hacen patentes muchos hechos que afectan a los principios de la religión islámica.

No hay duda de que todos los `ulemas debe afrontar con valor frente a estas corrientes incorrectas. Pero la misma competición puede aumentar debido a la enemistad personal o luchas para llegar a un nivel más alto o una mayor reputación. En este caso, muchos sabios, como el Ayatolá Sistani, prefieren mantenerse al margen en lugar de participar en este dilema, como ocurrió después de la desaparición de Ayatolá Boroujerdi y Ayatolá al-Hakim. Ayatolá Sistani es muy conocido por su simplicidad y humildad en su modo de vida. Tiene una casa sencilla y unos muebles ordinarios, y viste ropa barata. El Ayatolá Sistani no es un mero faqih; es más bien una personalidad bien formada. Esta familiarizado con la mayoría de los conocimientos y las civilizaciones contemporáneas, y ha modernizado los pensamientos y las opiniones.

El Ayatolá Sistani muestra especial atención a la información económica y a la política internacional. En una palabra, el Ayatolá Sistani se puede considerar como un faqih moderno con principios genuinos.

La autoridad religiosa

Algunos maestros de Nayaf Ashraf relatan que, tras la desaparición del Ayatolá Sayyid Nasrullah Mustanbit, muchos estudiosos han sugerido que el Ayatolá Khou’i debía preparar la base apropiada para la elección de una personalidad de la Hawzah (de Nayaf), para que la autoridad religiosa se mantenga viva y eficaz. Finalmente se materializó en la elección en Sayyid Sistani por su conocimiento, buenas maneras y muchas otras virtudes.

Sistani comenzó luego a realizar las oraciones en la posición del Ayatolá Jo’i, y a estudiar en esa escuela. Más tarde escribió un comentario sobre la Risalah de Ayatolláh Jo’i. Después de la muerte de Jo’i, Ayatolá Sistani fue uno de las seis personalidades que participaron en el funeral y él mismo realizó las oraciones fúnebres. Finalmente Sistani se convirtió en el único marja` (autoridad religiosa).

Sistani comenzó a ensañar en la misma clase de Ayatolláh Jo’i (en Masjid Khadhra ‘); por lo tanto, sus seguidores aumentaron día tras otro, especialmente en Irak, la región del Golfo Pérsico, India, … etc. Ayatolá Sistani tiene el nivel más alto entre los muytahids y académicos de todo el mundo islámico, especialmente en loa hawzahs de Nayaf Ashraf y Qom.

Trabajos

Llevó a cabo muchas conferencias sobre el libro titulado “Makaasib” (Beneficios), y muchos temas tales como la pureza, la oración, el juicio, el khums, y algunas otras normas sobre Fiqh como la usura, la taqiyyah (precaución), y la regla conocida como “ilzam” (las obligaciones). Sistani ha escrito libros, algunos de los cuales están listos para su publicación. Ha investigado sobre los Principios, realizado investigaciones sobre el Fiqh, la oración, el estado de taqiyyah y el ilzam. Muchos estudiosos eminentes, como `Allamah sheij Mahdi Murwaarid,` Allamah Sayyid Murtadha Al-Mohri, `Allamah Sayyid Habib Husaynan,` Allamah Sayyid Murtadha Isfahânî, `Allamah Sayyid Ahmad Madadi,` Allamah Sheik Baqir Irwaani, y muchos otros maestros en el Hawzah, han grabado sus investigaciones. Por último el Ayatolá Sistani está realizando una compilación de libros importantes y algunos tratados, además de lo que había escrito en cuanto al Fiqh y Usul.

Alulbeyt España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *