Carta de los Derechos

ashura-day-imam-hussain-karbala-mourning-1170x550

‘Ali ibn al Husain (P) fue el cuarto Imam de la Noble Casa del Profeta (PBd). Se le conoce como “Zain al ‘Abidín” (el ornato de los siervos), “As Sayyad” (el que se prosterna con frecuencia ) y también “Sayyad as Sayidin” (el señor de los que se prosternan).

Su padre, el Imam Husain (P), era hijo del Comandante de los creyentes ‘Ali Ibn Abi Talib (P) y de Fatimat az Zahra (P), la hija del Mensajero de Dios (PBd). Su madre era persa, de la familia real, bisnieta de Cosroes. Nació en Medina en el año 38 Hégira del calendario islámico (658/659 A.D. del calendario gregoriano). Creció a la luz de la sabiduría de su abuelo, su tío (el Imam Hasan -P-) y su padre, los tres Imames anteriores a él.

El día de ‘Ashura, cuando martirizaron a su padre (P), él se encontraba postrado en la cama, víctima de una terrible disentería que lo había llevado al umbral de la muerte. En aquel momento, tenía el Imam veintitrés años. De esta manera, pudo sobrevivir a la masacre gracias a la especial protección de su tía Zainab (P).

Su Imamato transcurrió en una época de persecución a la familia del Profeta, siendo la razón por la cual tuvo muchas dificultades para difundir abiertamente las enseñanzas islámicas. Solía transmitir sus conocimientos en forma de súplicas. De este modo, se conserva aún una colección de imploraciones llamada “Sahifat as Sayyadiat”, tesoro inagotable de sabiduría al que muchos aluden como “Los Salmos del Islam”.

No pretendemos decir que su Imamato asumió una conducta pasiva frente a la opresión, sino todo lo contrario. Su enfrentamiento abierto con Yazid, el hijo de Mu’awiya, nos demuestra su firme determinación y coraje en la defensa de la verdad. El hermetismo, en el cual se sumió más tarde, era una situación autodeterminada que no implicaba apartarse de la línea de comportamiento general de los líderes provenientes de Dios.

Esto deberá tenerse en cuenta al analizar algunos párrafos del presente texto, ya que podrían prestarse a graves equivocaciones. Sus virtudes eran numerosas y reconocidas por todos. Era el más sabio y el más devoto de su época. Cuando hacía la ablución antes de rezar, su rostro empalidecía, y cuando le preguntaban por esto, respondía: “¿Acaso no saben ante Quién me voy a prosternar?” Tuvo quince hijos, entre los cuales se encontraba el Imam Muhammad Baquir (P). Fue martirizado en Medina, a los cincuenta y siete años de edad, en el año 95 Hégira del calendario islámico. Su tumba se encuentra en Al Baqui’ junto a su tío, el Imam Hasan (P) . En una ocasión dijo: “¡Amadnos! Porque eso representa el amor por el Islam. Haced que vuestro amor por nosotros nunca cese, aunque se convierta en una desgracia pública”.

De la Fundación Imam ‘Ali sección española. Prólogo al libro Carta de los Derechos, ofrecido por BIAB Libros. Para leer; pulse aquí: carta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *