Cúpula de la mezquita de KufaArtículos 

Du’a Yaushan Kabir

Esta súplica se encuentra en el “Mafatih ul Yinan”. Según relata el Imam Zain Al ‘Abidin (P), es una súplica que el Arcángel Gabriel trajo para el Profeta (PBd) en una de las batallas. En el momento en que el Profeta se había colocado una armadura cuyo peso le incomodaba, Gabriel le transmitió: “¡Oh Muhammad, Tu Señor te envía Sus saludos y te pide que te quites esta armadura y recites la siguiente súplica que es la salvación para ti y tu comunidad”. El dicho sigue con muchos más méritos para quien realice esta súplica, pero expondremos sólo algunos de ellos:

• Quien la escribiera sobre su mortaja, Dios, Altísimo, por respeto a esa súplica, no lo castiga.

• Quien la recitara al comienzo del Mes de Ramadán con sincera devoción, Dios le brindará la bendición de la Noche del Qadr y creará para él setenta mil ángeles que glorifican y adoran a Dios, mientras que la recompensa de sus actos se computan para aquél que recitó la súplica.

• Quien la recitara tres veces durante el Mes de Ramadán, Dios, Altísimo, hará prohibido su cuerpo para el fuego y su morada será el Paraíso. Además, Dios pondrá dos ángeles para él que lo protegerán de los pecados y estará bajo la protección de Dios mientras viva. El sabio Maylesi transmitió en su libro “Zad al-Ma‘ad”, al mencionar las acciones de la noche del destino, que en algunas narraciones se menciona que se debe leer esta súplica en las tres noches de la misma. Esta súplica tiene cien estrofas conteniendo cada una diez de los atributos de Dios, Glorifi cado Sea, repitiéndose al fi nal de cada estrofa la siguiente frase: Glorifi cado Seas! ¡Oh no hay divinidad sino Tú! ¡Socorremos, socórrenos, sálvanos del fuego; oh Señor!

Del libro Ramadán: Yawzan Al Kakir

 

Publicaciones relacionadas

Leave a Comment