Ecos de Karbala

Karbala

El evento de Karbala es un crisol donde se han fundido diferentes edades del ser humano, desde el más anciano hasta el recién nacido. Eran todos testigos de una masacre por defender la dignidad humana y proteger los valores que nutren esa dignidad. Son ejemplo histórico para todas las generaciones venideras si quieren cumplir con su deber. “Yo no veo en la muerte sino felicidad, y en la vida con un tirano, sino desdicha e infelicidad”. Con esas palabras el imam marcó un giro en la historia del islam después del profeta (P).’Ashura es un día de luto y tristeza pero también de victoria de la justicia del imam Husain, del altruismo de Abil Fadl, del sacrificio de ‘Ali AL Akbar, del entusiasmo de Al Qásim, de la inocencia de Abdullah , el bebe mártir de Karbala. Son principios elevadísimos experimentados, en Karbala, con brillantez, valores trascendentales que resplandecieron durante el choque con la maldad del adversario. En definitiva son grados altísimos de sublimidad y espiritualidad que inmortalizaron ese evento y atesoraron su espíritu, de forma intemporal, en la consciencia de todo hombre y mujer libre en ese mundo.

Son valores del bloque del imam Husain frente a la bajeza de Yazid, el servilismo de Ubaidulah, la cobardía de Omar, o el salvajismo del maldito Shimr, quien se atrevió a separar la cabeza del imam de su bendito cuerpo. Basta recordar que matar a un bebe es el colmo de la brutalidad, y señal de la degeneración y vileza en la que puede uno decaer porque el hecho de matar a ese niño esconde detrás:

1) que sus corazones carecen de misericordia y piedad. Son corazones que no osaron superar los modelos tribales y costumbres preislámicas o sea la” Yahilía”, aquellos corazones acostumbrados a enterrar a las recién nacidas aún vivas aunque fueran sus hijas; son unos viles desalmados. El Corán nos describe la personalidad de quienes decaen en el abismo de la degeneración:” vuestros corazones se endurecieron como piedras o más aún, pues, en verdad, de algunas piedras brotan ríos y otras se agrietan y sale de ellas agua y algunas de ellas se desmoronan por temor de Dios”. (La vaca 24)

2) Lo único que revela esa actitud es la cobardía y la venganza por sus muertos en la batalla de Badr y Uhud. Era un acto bárbaro que solo se asemejaba a la venganza de “Hind”, la madre de Mu’awia, quien por motivo de odio y venganza masticó el hígado de Hamza después de arrancarlo de su cuerpo.

3) Se diferencian dos proyectos diametralmente opuestos. Él del imam Husain(P) que representa un bagaje de valores humanos, virtudes y preocupación por quienes vinieron a matarle. Se trata del mismo sentimiento del profeta (P) que siempre vivía con tristeza y preocupado por el destino de quienes le trataban con hostilidad: “quizás te consumas de pena si no creen en este relato “(La Cueva, 6).

En cambio el otro proyecto encarna actitudes diabólicas y solo tenía planes para saciar pasiones, conseguir goces materiales y disfrutar deleites sin restricciones. El Corán, asimismo, bosqueja la imagen de ese tipo de humanos que optan por vivir a su albedrío aunque fuera en detrimento de otros. Evidentemente los enmarcó dentro de un contexto de extravío y maldad: Y dicen: «No existe más vida que nuestra vida de este mundo. Morimos y vivimos y sólo el tiempo nos destruye. (Al Yáziya 24)

En Karbala se desarrolló una de las más impactantes epopeyas en la historia de la humanidad. Quizás el contenido humano, espiritual y ético que revestía le dio la dimensión universal y la inmortalizó en las almas de todas las personas libres, con ansias de una vida digna. Se trata del grito del imam Husain (P), cuyos ecos retumban en los corazones de los que luchan, en cualquier lugar y de forma intemporal, para sacudir el yugo de la opresión y romper las cadenas de injusticia que inmovilizan a muchos pueblos en ese mundo.

Gracias a la postura heroica del imam (P) se ha mantenido el rescoldo de su movimiento avivado en los corazones de sus fieles pero también es motivo de inspiración para muchos líderes, pensadores, políticos y sabios de diferentes razas y distintas culturas.

El movimiento del imam Husain (P) no fue un suicidio colectivo, sino una muestra de la voluntad unánime alimentada por unos fines nobles que están por encima de cualquier consideración. De acuerdo a la valoración del imam(P) a la situación política y sus repercusiones nefastas en la sociedad, el sacrificio era la última opción, después de agotar todas las vías, para despertar a un pueblo que estaba sumergido en un letargo profundo. Con ese proceder del imam Husain(P), se les infunde a los oprimidos el ánimo de lucha para defender su condición humana y mantenerla al abrigo de toda desfiguración. A la postre la conmemoración de Karbala no se celebra con flujos emocionales, pegándose uno en el pecho, ni mucho menos con actitudes salvajes que denotan un anacronismo espectacular. ’Ashura es una hoja de ruta y un proyecto de cambio para salvar a la humanidad de la servidumbre tanto a las tiranías como a los poderosos que presumen de ser los guardianes de la democracia en el mundo.

Brahim Amal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *