FUNDACIÓN ALULBEYT ESPAÑA
“¡Oh, Husain! Ojalá hubiésemos estado contigo”. Se trata de una expresión de lealtad a los principios que encarnó el Imam Husain (P) y materializó en su lucha contra la tiranía. Afortunadamente, la heroína de Karbalá Saiyeda  Zainab(P) tomó el relevo y se encargó de continuar la lucha con el mismo espíritu husainí pero ,eso sí, en otro terreno que no era menos importante que él del enfrentamiento directo en el campo de batalla. 
 
Fue la enviada especial y la reportera exclusiva que cubrió y transmitió los sucesos ocurridos directamente del lugar de la tragedia. Reflejó esta realidad dolorosa para que las generaciones en cualquier época se dieran cuenta de que lo poco que nos ha llegado del legado de Ahlul bait(P); lo que se salvó de las garras de la censura era suficiente para la gente dotada de intelecto, poseedora de criterio para valorar la acción heroica del imam Husain (P). Precisamente, gracias a este rol que desempeñó  Sayeda Zainab(P), por supuesto que no era la única misión que le tocó a esta bendita señora, el árbol que plantó el Imam Husain (P) y lo regó con su sangre y la de sus queridos y fieles empezó a crecer , florecer y finalmente dio y sigue dando frutos hasta nuestra época.
 
Este episodio de Sayeda Zainab (P) es muy relevante porque proyecta el acontecimiento de Karbalá en sus tres dimensiones; ha puesto de relieve lo que verdaderamente ocurrió y desveló la conspiración que se tramó contra Ahlul bait(P) y por consiguiente contra el mensaje divino.  Sayeda Zainab tomó el relevo alzando la antorcha que despejó las tinieblas de la dictadura dando unas lecciones de grandeza y nobleza a toda gente honrada desde entonces hasta la aparición del Imam Al Mahdi (D.a.r).
 
No podemos recordar el día del Arbaín sin hacer mención a esta mujer que dio un ejemplo espectacular de valentía, insistencia en su convicción, tesón y determinación ante un peligro inminente. Es una de las otras facetas del acontecimiento de karbalá, digna de admiración, que nos refleja el papel de la mujer en defensa de la humanidad al enfrentarse, con fervor y mucho ímpetu, al tirano de su época. Se valió de su firmeza y elocuencia que evocaba a su padre: imam Ali (P).
 
Sayeda Zainab (P) era un modelo de mujer reivindicadora de los derechos humanos a los que se aferraba defendiendo la postura del imam Husain(P) y luchando por defender a los supervivientes de la tragedia de Karbalá.
En rigor, el discurso de Sayeda Zainab (P), en el palacio de Yazid, no era menos doloroso, para el eje del mal, que las propias armas y golpes que fueron asestados a sus soldados. Se trata de una batalla de otra índole; sus palabras eran como proyectiles que derrumbaban el mito sobe el que estaba sentado la dinastía del “califa”. Su discurso despertó a muchos de los que estuvieron en el palacio. Les devolvió su humanidad tras ser unos meros vasallos sojuzgados. Sayeda Zainab, en su discurso, se dirigía a Yazid con estas palabras:” “¡Oh, hijo de los liberados! ¿Es justicia que tus mujeres, hijas y esclavas estén sentadas en los asientos de honor; mientras que esclavizaste a las nietas del Profeta (PBd), las despreciaste, silenciaste sus gritos y permitiste a los hombres llevarlas de una ciudad a otra en la espalda de los camellos, y dejaste que la gente se reuniera desde todas partes para mirarlas y burlarse de ellas?
 
La palabra (hijo de los liberados) fue el ojo del huracán que devastó la imagen del tirano en su propio palacio. La lucha de Sayeda Zainab, en el campo de divulgación, junto con el martirio del imam Husain (P) formó un buen encaje que atesoró el legado profético y le encarriló en una trayectoria de eternidad.
Hoy, después de catorce siglos, la energía que ha generado el movimiento restaurador del Imam Husain(P) cobra, cada día, viveza en el corazón de toda persona honrada y con sentimientos nobles. El sacrificio del Imam Husain (P) no fue en vano; notamos pues, que la famosa frase: “Ojalá hubiésemos estado contigo ¡Oh Husain!” resuena en varios países y en distintos idiomas. Seguidores del Imam Husain (P), en todo el mundo, expresan, en estos días de Arbain, su fidelidad a quien llenó sus corazones de amor a los valores humanos, amor a la vida con dignidad, amor a cualquier ser humano que aporte un grano de arena en defensa y lucha contra quienes promueven planes de (Fitna) sedición y protagonizan escenarios de enfrentamientos entre los humanos para conseguir fines mundanales. 
 
La matanza del Imam Husain (P) fue el arca que salvó al Islam de la tergiversación; el motor que le permitió la continuidad y le suministró energía para extenderse por las cuatro direcciones en vez de extinguirse en la arena de Karbalá tal y como esperaban los perversos y corruptos de Bani omaiya.
 
Dice Allah(altísimo):[Y no creáis en absoluto que aquellos que han sido matados en la senda de Allah están muertos. Sino que están vivos sustentados junto a su Señor] La Familia de Imrán 169.
 
Efectivamente, el Imam Husain(P) no ha muerto; su alma sigue guiando a  millones de gentes en el mundo. Los principios del Imam (P) se vivifican en cada tiempo y lugar donde se desarrollan actos de terrorismo, despotismo y corrupción. En cada momento que una persona, con dignidad, se enfrenta a una irregularidad nos evoca el evento de Ashura. En cualquier lugar donde se hacen esfuerzos, con ahínco, luchando y oponiéndose a quienes atentan contra la libertad y justicia en cualquier campo: político, cultural, social y en el mismo campo de batalla, nos trae a la memoria los valores de valentía, abnegación, lealtad y sacrificio que marcaron la acción heroica de Karbalá.
 
No cabe lugar a dudas que con este espíritu, que persigue las transgresiones, actividades y actitudes ilegítimas e ilícitas en distintos sectores de la vida cotidiana, representa una auténtica conmemoración diaria del ‘Arbaín y una verdadera plasmación de los principios del Imam Husain (P). Por tanto, toda persona digna y con probidad ha de reflejar las enseñanzas del Arbaín y el espíritu de Ashura cada vez que se topa con las mismas causas que fueron el detonante de la hazaña de Karbalá.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*