El significado de Karbala

cropped-cropped-7.jpg

Karbala, Origen y Significado

Hay muchas opiniones diferentes entre los investigadores sobre el origen de la palabra “Kerbala”.

Según varios lingüistas el término tal vez proceda de la palabra árabe “Kar Babel”, grupo de antiguos pueblos babilónicos que incluía Nainawa, Al-Ghadiriyya, Karbella, Nawaweess Al y Al-Heer. Este último apellido es todavía hoy conocido como Al-Hair, espacio donde se encuentra el mausoleo del Imam Hossein, as.

El investigador Yaqut al-Hamawy señaló que el significado de “Kerbala” puede tener varias explicaciones, siendo una de ellas la que refiere al lugar donde fue martirizado el Imam Hossein (as) como el espacio compuesto de tierra blanda,”Al-Karbalat”.

Otros escritores consideraron la conexión entre el nombre aquel evento desastroso en el que el desierto se tiñó de sangre, por lo que la palabra “Kerbala” se dice que consta de dos palabras en árabe: “Karb” que significado quejas y tristeza, y “Balaa”, que señala aflicción, aunque tal conexión, de hecho, carece de evidencia científica, ya que Karbala fue conocida como tal incluso antes de la llegada del Imam Hossein, la paz sea con él.

Lo cierto es que Karbalá está situada a 90 kilómetros al sur de Bagdad. Esta gran ciudad, también llamada Mashhad al-Hossein, es decir, “el martirio de al-Hossein”, es el tercer centro de peregrinación más importante para musulmanes de todo el mundo, tras La Meca y Medina.

En este lugar, al-Husain, hijo de Alí Ibn Abi Talib y nieto del Profeta Muhammad, fue asesinado con despiadada crueldad junto a sus 72 compañeros el viernes 10 del mes de Muharram del año 61 de la Hégira (10 de octubre de 680), por los seguidores del criminal omeya Yazid Ibn Mu’awiyah.

Así, en el lugar, se construyó un edificio pequeño que poco más tarde fue demolido tras la orden dada por el califa abbasi al-Mutawakkil hacia el año 850.

En un principio, se construyó en el lugar un pequeño santuario que fue demolido por orden del abbasí al-Mutawakil en el año 850. Los buyíes terminaron por tutelar el califato de Bagdad entre 945 y 1055 e hicieron construir en Karbalá una mezquita que guardara los restos de Imam Hossein, as.

El mausoleo se quemó en septiembre de 1016 para volverse a reedificar poco más tarde. El famoso sultán selyúcida Malik Shah (1055-1092) la visitó en 1086.

Suleimán el Magnífico, en el año 1535, amplió el recinto del lugar sagrado, y amplió el canal al-Husainiyya, que proveía de agua a la ciudad y que facilitó la creación de enormes jardines que fueron la admiración de la época.

Ya en el siglo XVIII, donaciones y fundaciones piadosas reconstruyeron y reformaron el gran centro. En el año 1790, el fundador de la dinastía qaÿar de Persia (1779-1925), Aga Muhammad Jan (1742-1797), revistió la gran cúpula de oro.

Actualmente el Santuario de Karbalá es un maravilloso centro de peregrinación, donde se da una confluencia de unas magnitudes espirituales tan enormes, que la sola presencia del creyente en las inmediaciones hace percibir el tiempo y las relaciones humanas de un modo diferente.

AL.E

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *