cropped-7BUEA8K.jpg

 Efectivamente la ignorancia no distingue entre géneros ni edades ni etnias; es un palo que azota a quien se niega a iluminarse por el saber. Es verdad, hay que ser sincero, que hay quien no dispone de medios para desembarazarse de ese vicio por motivo de circunstancias que no le habrían tolerado subirse en la escala de la perfección.

Pero lo doloroso es que haya gente que presume de entendimiento no obstante no se avergüenza de tomar posturas recalcitrantes prefiriendo quedarse anclado en su mundo de creencias, costumbres y hábitos.

No solo eso sino que se atreve a juzgar a los demás en virtud de su presunta convicción alardeando de ser el único poseedor de la verdad, toda la verdad.

En ese contexto y en esas fechas no faltaría quien escribiera, publicara, hablara en algún medio de comunicación atacando a los seguidores de Ahlul Bait(P) tildándolos de herejes, idólatras y todo lo que se pueda imaginar menos considerarlos musulmanes. Eso es fruto de una profunda ignorancia y postura intransigente.

La enunciación del imam (P) arriba mencionada es cierta solo y cuando uno sufre el dolor de la ignorancia, pero el caso de estos es que presumen de lo que carecen por lo que ya no sienten el dolor de la ignorancia. La tragedia de Karbala es conocida por todos los sabios musulmanes Shia y Sunnah probablemente fuese mencionado ese evento en los libros Sunnah más que en otros. Entonces el hecho de que unos se lamenten por lo sucedido en Karbala mientras que otros no lo mencionan siquiera, como se hacía en otros eventos, para informar desde los púlpitos de las mezquitas a los musulmanes, evidencia una postura de premeditación y deliberación para extender el velo de la ignorancia, crear obstáculos y levantar muros ante los que buscan la verdad porque la ignorancia es el más doloroso de los sufrimientos pero solo cuando uno se da cuenta de que es ignorante.

B.A

 

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*